El SEO del año 2001

SEO en FlamencoWorld.com por DiezDediez.esHace más de diez años nos encargamos del SEO de Flamenco-World.com, la web líder indiscutible en venta de artículos relacionados con el flamenco a nivel mundial. Nuestro cometido con el SEO era dejar a Flamenco-World.com a la cabeza de Google con algunos de sus productos. Nos dijeron que con uno o dos productos bien posicionados ya estaría nuestro trabajo más que amortizado. Corría el año 2001, septiembre, día 11. Sí, exacto, el primer día que fuimos a Flamenco-World fue el día que cayeron las torres gemelas de Nueva York. Aquel día poco hicimos, pero desde el día siguiente le dedicamos unas seis horas diarias a su posicionamiento en buscadores. Después de seis meses cambiando páginas, títulos, meta-tags, descripciones, construyendo y compartiendo enlaces y modificando textos, habíamos conseguido aparecer los primeros no solo en una o en dos palabras clave, como nos habían pedido, sino que también éramos primeros en Google, Hot-Bot, Lycos, DMOZ, Altavista, etc., con varias palabras fundamentales para la tienda online, decenas de ellas.

Por ejemplo, éramos los primeros al poner en Google la palabra “zapatos”. Ojo que hablamos de la palabra “zapatos”, a secas, porque la composición “zapatos de flamenco”, mucho más fácil de conseguir, también estaba la primera para nuestros queridos “flamencos”. “Zapatos”, aquella era una sola palabra por la que competían Camper, Jimmy Choo, Mustang…, y llega una tienda online de flamenco y se les coloca encima. Desde aquella debieron aprender que hay que invertir en SEO. Igual éxito conseguimos con el posicionamiento de las palabras “baile”, “discos” (¡sí!, ¡discos!, tampoco nos creíamos capaces), “faldas”, y por supuesto la palabra “flamenco”, aunque esa la teníamos fácil. Con palabras compuestas también obtuvimos una buena ristra de números uno bien posicionados. Léase “clases de flamenco”, “zapatos de flamenco”, “discos de flamenco”, “baile flamenco”, “guitar tabs”, “flamenco shoes”, y un largo etcétera en español y en inglés. También hicimos que Flamenco-World.con fuera la primera en Google con los nombres más buscados del cante y del baile flamenco: Morente, Tomatito, Sabicas, Cigala, Paco de Lucía, Cortés… Eso supuso un aumento importante del tráfico orgánico y, como no podía ser de otro modo, un aumento en las ventas gracias al posicionamiento en buscadores.

Todo esto fueron seis meses de trabajo. Meses de remangarse y de meter las manos en cada una de las páginas y de sacar los brazos llenos de grasa. Compartir enlaces ayudó, pero lo fundamental fue el trabajo con el texto, las meta-tags y los títulos. Y lo peor es que se trabajaba de una forma más intuitiva que actualmente. Es más, se apostaba por unas palabras que no sabías si funcionarían hasta que no estuvieran indexadas, cosa que a veces tardaba semanas o incluso meses en comprobarse. O sea que como encargado del SEO podías estar dándote un festín posicionando palabras, cambiando descripciones y títulos en treinta o cuarenta páginas, desmenuzando textos para ver de qué manera podías meter un término que no desplazara a otras palabras, etc., y después podía resultar que aquella estrategia no funcionaba: vuelta a empezar. Con muchas palabras nos pasó, al principio es frustrante pero al final reconforta porque se aprende mucho de cómo funcionan los buscadores. Desde aquel encargo se nos metió Google en el cuerpo y, aunque su algoritmo ha ido cambiando con el tiempo, nos seguimos mirando a los ojos y reconociendo a un viejo amigo cada vez que posicionamos palabras nuevas.

Hoy en día hay miles de herramientas SEO: para prever qué va a suceder con ciertas palabras clave, para observar tendencias, optimizar páginas, etc. Las herramientas de Google, en concreto, para los que nos dedicamos al posicionamiento en Internet fue como el invento de la grúa para un constructor. En unos minutos puedes encontrar las tendencias de búsqueda para un grupo de palabras y calcular si va a funcionar o no, y desde ahí decides la estrategia. ¡Un ahorro de semanas o meses de trabajo! Y no solo eso, para mejorar el SEO actualmente contamos con otras plataformas de gran ayuda como son los blogs, los enlaces de las redes sociales, las herramientas que ayudan a optimizar un texto (si se quiere) y ese larguísimo etcétera de avances que hoy, más de diez años después, facilitan considerablemente el posicionamiento SEO de cualquier palabra. Hay más competencia, más páginas y más información que hace diez años, puede que sí, pero también tenemos más experiencia y más armas. ¡Al ataque!

 

Si te gusta este artículo mantente informado de nuestras publicaciones siguiéndonos en Twitter.