Qué es el porcentaje de rebote y cómo mejorarlo

El porcentaje de rebote mide el número de visitantes que abandonan una página vista, tras un tiempo breve, normalmente entre 5 y 30 segundos. Es decir, indica el nivel de interés de una página de cara al usuario. 

En este artículo veremos qué significa tener un porcentaje de rebote bajo, qué significa cuando es alto y, sobre todo, un repaso breve a cómo mejorar el porcentaje de rebote.

¿Qué significa un BAJO porcentaje de rebote?

Un bajo porcentaje de rebote normalmente es positivo, y puede indicar algunas o varias de estas cosas:

– Ofrecemos contenido organizado y acotado dentro de los márgenes que nuestros visitantes demandan.

– Recibimos tráfico de calidad. Si llegan visitas y se quedan más de 30 segundos y, además, visitan otras páginas, puede significar que no sólo interesa el artículo, el producto o la página donde aterrizan sino que quieren ver más.

– La usabilidad de nuestras páginas ayuda a la experiencia de usuario y retiene las visitas.

– El diseño también hace mucho por ayudar a la lectura, a la experiencia y, por tanto, a retener una visita.

¿Qué significa un ALTO porcentaje de rebote?

Aunque no podemos convencer a TODOS los visitantes de que se queden, como habrás deducido, no es muy buen asunto que tu porcentaje de rebote suba del 75-80%. Y probablemente sea por alguna de estas razones:

– Atraemos tráfico al que no le interesa lo que ofrecemos. Lógico, si las visitas que llegan no permanecen ni siquiera diez segundos es que han leído poco más allá del título. El contenido no les interesa, no han encontrado lo que buscaban.

– No estamos dejando claro de qué trata nuestro blog o nuestra página. Es decir, que para los visitantes es complicado saber de qué estamos hablando y ante la confusión no pierden más el tiempo… ¡clic!, y a otra cosa.

– La experiencia de página y/o la usabilidad no invitan a seguir en nuestra página. Como la vida misma, si las visitas se van pronto es que no les estamos atendiendo como se merecen.

– El posicionamiento de alguna de tus páginas no es correcto. Quizá esté bien posicionada en Google alguna página que no debería estarlo. Dirás “¡¡¿cómo?!!” Sí, es posible que alguna página esté en buena posición en Google pero que no te convenga, porque justo te está canalizando tráfico que no tiene que ver con tu blog o con tu página por algún título o algunas palabras clave mal escogidas. Pongo una experiencia personal más abajo. De alguna forma se engaña al visitante y ante la decepción de no encontrar lo que busca… de nuevo ¡clic! y a otra cosa.

¿Cómo mejoramos el porcentaje de rebote?

Lo primero es revisar las analíticas para ver por dónde entran las visitas, por dónde salen, su tiempo de permanencia según la página y dónde dejan el mayor rebote. Es la mejor manera de detectar las páginas problemáticas en cuanto a rebote y actuar en consecuencia.

La usabilidad y la forma en que organizamos el contenido suele tener buena parte de culpa de un alto porcentaje de rebote, también el tráfico de páginas mal posicionadas y que de alguna forma decepcionan al usuario antes de llegar a nuestro site.

Algunas actuaciones para bajar el porcentaje de rebote, es decir, para hacer tus páginas más apetecibles y de interés, son las siguientes:

el contenido es el rey
“El contenido es el rey”. Vale, topicazo, pero no lo olvides.

– Contenido de mayor calidad. Y esto no sólo es válido para el blog que con tanto esfuerzo actualizas, si tienes una tienda online ya no basta con que pongas un título con el nombre del objeto: necesitas unas fichas descriptivas atractivas, títulos, subtítulos, textos ingeniosos y únicos, información a toneladas pero de calidad, buenas fotos de producto, etc. Consigue que el visitante se quede más tiempo a base de contenido de calidad. Piensa en el usuario.

– Buenas imágenes acordes con nuestro texto. Las galerías de imágenes, es decir, poner más de una fotografía, retienen a los visitantes unos segundos más. Pasado un tiempo a lo mejor se inscriben con su email y se quedan para siempre : )

– Vídeo integrado con la página. El vídeo funciona no sólo en páginas informativas o blogs, esto es especialmente válido para las landing page de venta pura y dura. No sólo nos da un mayor porcentaje de conversión sino que el rebote desciende drásticamente. Cualquier vídeo mínimamente cuidado de menos de un minuto lo vemos aunque no queramos, no lo podemos evitar, nos quedamos absortos frente a la imagen. Un vídeo es una buena inversión si sabemos dónde ubicarlo.

– Cuidado con lo que escribes. Como le pasó a este que escribe estas líneas, hablando de comercio online posicioné (sin querer) una página en Google con la palabra Wiggle y me pillé los dedos. La mayoría de visitas que llegan a esta página (haz clic para verla) no buscan temas de tiendas online sino comprarse unas zapatillas, y no sabéis la cantidad de salidas despavoridas que tiene : ) Como parte del tráfico es bueno, y hasta nos trae clientes, la he dejado como está, pero ha sido un buen aprendizaje (en esta y en otras páginas, claro, que no es la primera vez…) para tener cuidado a la hora de escribir y de que no se me posicione en Google lo que no quiero.

– El objetivo fundamental es retener la visita. No todo vale, pero casi todo, hay miles de acciones más. Una muy conocida, por ejemplo, es poner al pie del artículo los enlaces a páginas relacionadas. Que ya se hace de forma estándar, pero sin eso no sólo cae tu nivel de enlaces internos, probablemente los porcentajes de rebote de la mayoría de blogs serían insoportables.

Para terminar

El porcentaje de rebote es una GRAN MÉTRICA. Te ayuda a hacer las preguntas oportunas. Ya no nos basta con saber que desde una fuente en concreto tenemos el 30% del tráfico, sino saber si ese tráfico es de calidad o no. Cosas como esta y con más expertise las dice Avinash Kaushik, gurú de la analítica web, en este vídeo:

La acción por defecto de cualquier visitante es aterrizar, leer dos palabras, juzgar y, si tenemos la enorme suerte de que sigue leyendo, al terminar cierra la página. Piensa cómo consigues que eso no ocurra, es decir, consigue que se quede los primeros tres segundos, luego treinta segundos más…

Cuando no interesa nuestro artículo tendremos un alto porcentaje de rebote, pero cuando no interesa la temática de nuestro blog o de nuestra tienda online, en general, tendremos un alto porcentaje de salida para todo el sitio. Pero de esto creo que ya hablaremos en otro momento (stay tuned, suscríbete con tu email o con Feedburner).

Ambas métricas, que provee gratuitamente Google Analytics, si son elevadas son malos datos, huelga decirlo a estas alturas. Especialmente si tu objetivo es ser influyente; y muy mal asunto si lo que quieres es captar leads o generar ventas.

Ah, importante: el porcentaje de rebote no lo usa Google para posicionarte, pero el posicionamiento no lo es todo. Estamos hablando de lo que hacemos por nuestros visitantes, que son oro puro, sean tres, quinientos, mil o cien mil por página.

Si te gustó este artículo lo puedes compartir en tus redes (aunque lo leas unos días después de su fecha de publicación, que también se puede : ). Puedes seguir cada publicación del blog por email o suscribirte en Feedburner.

 

2 comentarios sobre “Qué es el porcentaje de rebote y cómo mejorarlo

  1. Pingback: Por qué hay artículos perjudiciales para tu blog

  2. Pingback: Qué es el porcentaje de rebote y c&oacut...

Los Comentarios están cerrados.