Google es una persona (pero no olvides el SEO)

Google es una persona. No es porque al otro lado haya un trabajador súper eficiente redirigiendo búsquedas en milisegundos. Escribir pensando en el usuario o escribir pensando en Google van camino de ser lo mismo: el buscador se parece cada vez más a una persona. (Pero no te olvides del SEO).

El algoritmo de Google, que ya era grande en sus orígenes, hoy está tan depurado que ya casi entiende lo que escribes como si fuera un humano. Pero no olvides el SEO (Search Engine Optimization). A Google siempre la hace falta una ayudita para indexar tu texto.

Google es como una persona pero todavía tiene mucho de máquina…

Google sabes de lo que hablas con SEO o sin SEO

Puedes repetir algunas palabras más que otras, o diseñar buenos títulos para darle un toque de atención a Google sobre tu contenido. Pero a fin de cuentas Google sabe bien de lo que hablas. No le puedes engañar.

Entre otras acciones más o menos complicadas rastrea los enlaces internos en tus páginas, los títulos, enlaces, negritas, etc. y de ahí saca una conclusión general de las palabras asociadas a tu blog o a tu tienda online.

¿Es importante que Google sepa bien sobre qué escribimos?

Sí, por supuesto. Lo mejor es no tratar de engañar a Google (ni a nuestra audiencia) con artículos que podrían atraer mucho tráfico pero que luego no tienen nada que ver con la temática de nuestro blog o de nuestra tienda.

Si Google nos canaliza tráfico porque en el título escribimos, por ejemplo, la palabra «Coca-Cola», y luego resulta que nuestra tienda online es un herbolario estaremos recibiendo tráfico poco interesado en nosotros, que se irá pronto y que sube nuestro porcentaje de rebote, cerrando un poco la puerta a tráfico futuro que sí podría estar interesado en nuestros temas. (Sobre porcentaje de rebote estoy preparando un artículo que sale en breve, si quieres recibirlo en cuanto salga te invito a que te inscribas con tu email o con el enlace de FeedBurner que hay en el margen derecho de esta misma página).

Al principio podrías tener visitas por escribir sobre algo con muchas búsquedas, pero si al visitante no le interesa la temática de tu página no estará más tiempo en tu blog, y eso hace subir tu porcentaje de rebote. Este dato lo toma Google muy en cuenta para saber si tu contenido está bien enfocado en tus temas o si dispersas la temática de tus artículos para “cazar” visitas.

Lo de escribir “sin enfoque” podrías hacerlo de forma inconsciente, sí, por supuesto, pero eso significa que no te interesa tener tráfico de calidad y entonces tampoco estarías leyendo este artículo : )

¿Cómo le damos a Google más datos sobre nosotros?

Acertaste: ESCRIBIENDO MUCHO. Cuantos más artículos escribamos más datos tendrá Google para hacer una «media» de nuestros temas y palabras clave más recurrentes. Así es como empezaremos a tener tráfico de calidad y con un porcentaje de clientes potenciales aún mayor.

Google conoce tu reputación y quién habla de tí

El buscador sabe por qué te enlazan, quiénes lo hacen, su reputación, la tuya, tu historial de publicaciones, tu temática, si lo que escribes interesa o no, etc.

Google es una persona que te quiere conocer. Es como una novia. Antes de mandarte tráfico se va a asegurar bien de con quién te enlazas, de qué hablas, si le gustas a tus visitas (porcentaje de rebote), quiere saber cómo era tu página antes y cómo es ahora, si se actualiza convenientemente…

Las enseñanzas de SEO (Serach Engine Optimization) que en su día aprendíamos como las más punteras han ido quedando obsoletas. Mientras, buena parte de lo que se impone en la optimización SEO interna es otro tipo de cuestiones, quizá más humanas que divinas: contenido original, que tenga coherencia con la página donde se publica, sin faltas de ortografía, etc.

Por supuesto, atrás han quedado aquellas técnicas de escribir la misma palabra doce veces, el texto blanco con fondo blanco, poner un logo con margen de 1.000 px hacia la izquierda y en su lugar un texto H1…  y ese largo etcétera que hoy nos parecen verdaderas atrocidades. Cómo serán, que algunas de estas trampas hasta lo llaman black hat…

Siempre nos quedará el contenido

¿Qué nos queda? Dejando atrás aspectos estructurales, que no son pocos pero más o menos concretos, y unas cuantas docenas de indicaciones importantes del SEO interno (aunque muchas menos que antaño), lo que nos queda es… sí, ya lo sabes: EL CONTENIDO.

Escribe pensando en las personas, en tu audiencia, en los usuarios de tu sitio web. Piensa en edificar unos textos para tu blog que vayan reposando y dando coherencia a tu blog o a tu tienda online.

Resumiendo, que cuando escribas piensa en tus usuarios y en lo que cuentas. Y como Google es casi una persona pero le hace falta a veces una ayudita para indexarnos, cuando escribas también piensa en Google, con algunas pautas para que el texto sea lo más SEO posible, pero como si lo fuera a leer tu madre. Recuerda: Google es una persona (pero no olvides el SEO).


Si te gustó este artículo lo puedes recomendar en tus redes, es gratis y ayuda a que llegue a más gente que le pueda interesar. Y si quieres estar al día de lo que publicamos en el blog puedes seguirnos introduciendo tu email (en el margen derecho hay una cajita) o suscribirte en Feedburner.

Un comentario sobre “Google es una persona (pero no olvides el SEO)

  1. Pingback: Empezar una tienda online: 5 pilares básicos

Los Comentarios están cerrados.